En primera persona: mercedino sufrió el azote del huracán María en Puerto Rico

Alejandro “El chapu” Amado resistió el paso del indómito huracán María por la isla centroamericana. Él y su familia están bien, pero la destrucción fue casi total y hoy hay problemas de abastecimiento.

Alejandro Amado se fue rumbo a Puerto Rico en busca de una nueva vida en un año caótico para la Argentina: el 2001. Tomó la difícil decisión de irse y de encarar un nuevo desafío. La isla lo recibió de la mejor manera, hizo una familia junto con su esposa boricua Sandra De Jesús y vive en un verdadero paraíso.
Sin embargo ese paraíso en esta época del año debe sostenerse ante los embates de los temibles huracanes. Hace un par de semanas pasó el “Irma” y la isla superó el examen. Pero la semana pasada fue el turno de “María”, pero éste ya pegó de lleno en su máxima categoría.
“El huracán pasó casi en categoría cinco y la destrucción que hizo fue muy grande; no dejó ninguna construcción en pie que no fuera de material. Hizo un gran daño y dejó a la isla colapsada sin los servicios básicos”, contó Alejandro vía chat en un momento en el que la luz volvió y se pudo contactar con sus seres queridos que siguen en Mercedes.
“Chapu” sabe que la isla sufrió de gran manera el ataque de “María”, pero aseguró que las consecuencias se están viendo en estos días. “Hay gente que no sacó dinero de los cajeros antes de la tormenta y empieza a sufrir la falta del mismo. Esto va generando problemas entre la gente porque ya no tiene dinero para hacer las compras”, dijo.
La situación en Puerto Rico se va complicando con el paso de los días y los suministros básicos de cualquier sociedad empiezan a escasear y allí es donde debe intervenir la fuerza pública. “Lo que es el combustible se traslada escoltado por la policía porque la falta está generando malestar en la gente. Además en estos días está llegando mucha policía y militares de Estados Unidos para tomar un poco las riendas a nivel social”, agregó Amado.
Alejandro es uno más de cerca de mil argentinos que viven en Puerto Rico. Él se encuentra bien y, según pudo constatar con el cónsul argentino en Miami, no hay compatriotas entre las víctimas ni que hayan sufrido grandes inconvenientes, más allá de la voladura de algún techo u otro problema de ese estilo.
Alejandro espera poder volver de a poco a su vida cotidiana. “Yo tengo un food truck donde vendemos comida y mi mujer trabaja en el departamento de Obras Públicas del estado. Por suerte no tuvimos grandes inconvenientes con el huracán, pero la isla quedó muy golpeada y le llevará un tiempo reponerse”, dijo sobre el final de la charla el mercedino que estuvo cara a cara con el huracán “María” en Puerto Rico.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.