Biglia en nota de Clarín: “Se genera tanta presión que a veces ni ganando se disfruta”

Acá la nota completa que le hizo el matutino de tirada nacional le hizo al crack mercedino que jugará su segundo mundial.

​Desde que se subió al avión junto a sus compañeros para dejar Ezeiza y adentrarse en una nueva aventura mundialista, Lucas Biglia no había hablado. Prefirió el silencio y enfocarse en la preparación, que para él fue especial por la lesión lumbar que casi lo deja afuera. Está tranquilo, al menos eso demuestra. Recibe a Clarín en la concentración celeste y blanca con ganas de compartir un rato de charla extensa. Con 32 años es uno de los que él denomina “la vieja guardia” de esta Selección. Por eso, trata de comprometerse en cada respuesta. Ya posó para las fotos entre sonrisas dándole la espalda a la cancha de entrenamiento. Y ahora, bajo el techo del búnker argentino, encara de frente con sus ideas claras.

-¿Perdió mucho tiempo valioso la Selección con los vaivenes por todos los problemas de la AFA en los últimos años? ¿Se podría haber llegado de otra manera a este Mundial?

-En el mejor momento perdimos a Alejandro Sabella. Gerardo Martino también se fue en un momento de juego bueno. Después vino Edgardo Bauza y no pudo plasmar su idea. Jorge Sampaoli agarró un fierro caliente. Trata de imponer lo suyo, trabaja. El tiempo no es el que uno desea. Pero se está trabajando muy bien. Estamos haciendo hincapié en cosas que hemos fallado mucho en los últimos partidos. La parte política no nos corresponde; termina tocando todo, pero nosotros tratamos de adaptarnos en el menor tiempo posible a lo que se nos pide.
-¿Ustedes le dijeron a Sampaoli que no querían jugar con línea de 3 defensores?

-No. la realidad fue que en poco tiempo había que obtener resultados inmediatos. Estábamos con la soga al cuello y necesitábamos seguridad. El técnico se dio cuenta y dijo “muchachos, esto lleva mucho tiempo y dedicación y nosotros hoy no estamos para jugar así, si ustedes se sienten más cómodos volvamos a la línea de 4”. Así fue.

Lucas Biglia charló de todo con Clarín. (Foto: Prensa AFA)
Lucas Biglia charló de todo con Clarín. (Foto: Prensa AFA)

-Desde afuera se ven complicaciones y que el equipo no llega aceitado, ¿puertas adentro qué sienten?

-Que estamos trabajando en esas cuestiones que nos hicieron sufrir: retroceso, tenencia de pelota, presión. Lo estamos haciendo muy bien. Obviamente que después hay que llevarlo ante los rivales. Lo bueno es que ya sabemos cómo tenemos que responder ante la adversidad.

-¿Hay otra energía en el grupo después de que se logró entrar al Mundial?

-Sí. De todas las partes: de los más grandes, de los que están en el medio y de los más jóvenes. Hay muchos chicos con talento acá. Van a ser el futuro de esta Selección. Les decimos a ellos que hagan lo que saben hacer y que dejen que la presión caiga en nosotros. Toda la mierda quedó en Quito cuando clasificamos. Ya está. Cuando volvimos a hablar con la prensa demostramos que había quedado todo atrás. Tenemos que ir todos juntos. Hoy te ponés a leer o a escuchar y algunos todavía siguen con que la lista esto o que éste no podía faltar y que no sé para qué lo lleva a este otro… ¿De qué sirve eso si ya no va a cambiar nada? ¿Por qué no buscan las razones que lo llevan al técnico a elegir a un jugador en vez de decir porqué no tiene que estar?

-¿Ese tipo de crítica es imposible de combatir?

-La única manera de cambiar esa crítica es consiguiendo resultados. Y cuando las cosas van mal a veces necesitas una caricia, pero te pegan cachetazos.

-¿Y dónde se consigue esa caricia?

-La mejor caricia de los últimos tiempos fue haber conseguido la clasificación. Otra caricia es estar estar acá, jugar un Mundial y volver a tener otra oportunidad de lo que pasó en Brasil. Nosotros tenemos que pensar en lo que hicimos en 2014. Hacer un buen Mundial es estar entre los primeros cuatro como ya dijeron mis compañeros, después es jugársela.

Biglia ya está recuperado de la espalda y pelea un lugar con Mascherano. (Foto: AP)
Biglia ya está recuperado de la espalda y pelea un lugar con Mascherano. (Foto: AP)

-¿Disfrutan de la Selección?

-Yo la última vez que disfruté en la Selección fue en 2014. Después no puedo decir que disfruté porque las otras dos finales crearon más presión. Es difícil llegar a disfrutar siempre en el fútbol. A veces ni ganando se disfruta. Se genera tanta presión que a veces ni ganando se puede disfrutar.

-¿Tenés ganas de volver a disfrutar en la Selección en Rusia?

-¡Sí! La única manera de volver a disfrutar va a ser si logramos transmitir lo mejor de nosotros dentro de la cancha, que por lo menos la Argentina pueda volver a jugar bien al fútbol. Eso sería para mí volver a disfrutar.

-¿Tenés decidido dejar la Selección después de esto?

-En un gran porcentaje te diría que sí, que después de esto, sea cual sea el resultado, es el momento. Hay que hacer lugar para que los chicos que vengan tengan tiempo de trabajo. Ojalá que la próxima generacíon pueda ganar todo lo que juegue, pero si no es así deseo que pueda trabajar dignamente, sin sufrir todo lo que sufrimos nosotros los últimos cuatro años.

-¿Hablan del debut?

-Desde el primer día. Nos vamos a encontrar con una selección que se viene preparando con tiempo, con dos líneas de cuatro aguerridas. No vamos a jugar contra un equipito. Ganar en el debut es importante.

Entre el rodillazo del Papu Gómez y la crueldad de las redes sociales
Ese rodillazo de Alejandro Gómez en la zona donde apenas se había recuperado de la fractura leve de las primeras dos vértebras lumbares levantó polvareda en la Selección. No son pocos los compañeros de Biglia que se molestaron, pero él quiere dejar el tema atrás: “Si él dice que fue sin querer, ya está. Quedá ahí”.

-¿Te gustaría en algún momento sentarte a tomar un café con él?

-Es que ya nos vamos a volver a cruzar de vuelta porque jugamos en la misma liga.

-¿Te quedó algún temor de volver a golpearte?

-Cero. El único golpe que me puede dar de nuevo dolor es uno que sea directo en esa zona con una parte del cuerpo puntual. Si me caigo no me pasa nada, ya me pasó varias veces en los entrenamientos. Riesgo hay en todos los partidos. Yo juego tranquilo y no estoy preocupado.

-Pero si un rival te golpea justo en la misma zona…

-El único riesgo es que los huesos no estén bien soldados al ciento por ciento. Que no se haya formado el cayo. No hay grandes complicaciones.

-¿Qué te genera cuando la gente celebra la lesión de un jugador por Twitter?

-Mis amigos me mandaban lo que se decía. Me enoja porque es una desgracia y hablamos de la salud de alguien. Pero con el paso del tiempo me causa gracia el ingenio de algunos de crear tan rápido un meme o un video. Es parte de este juego. Lo dijo Mascherano, a mí tampoco en la calle me dijeron pecho frío o cagón. Es más fácil esconderse atrás de un perfil falso para insultar a alguien. Trato de vivir exento a las redes para no enojarme tanto. Yo no tengo ya.

-¿Tus hijos sí tienen?

-La más grande es Allegra y tiene 9 años. No le voy a prohibir nada. Con mi mujer tratamos de explicarle y de incluirla a todo eso porque tiene amiguitos en la Argentina y en el colegio en Italia. Mi nena me pide el teléfono y se saca fotos, ya les empieza a gustar el tema de las redes. Tratamos de explicarle de qué se trata. El mundo va a mil por hora, la tecnología y las redes sociales mandan hoy. No puedo mantener a mis hijos excluidos de eso, pero le hago saber que los principios de sus padres son otros.

-¿Alguna vez se puso mal por algo que leyó sobre lo que decían de vos?

-No. Yo los llevo a la cancha y les encanta. Están conmigo cuando vienen los hinchas a pedirme fotos. Se sienten intrigados y atraídos por eso. Me preguntan porqué me piden fotos y yo trato de explicarles todo.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.