Vidal deja sin trabajo hasta a su padre: peligra la Clínica Cardiovascular

Desde el Centro Cardiovascular de Mercedes, uno de sus dueños, el Dr. Juan Bastino, reconoció que la situación que atraviesa este reconocido lugar es crítica, debido a la importante devaluación que se sufre el país. Además, responsabilizó a la obra social PAMI por la falta de actualización de los pagos concernientes a las distintas cirugías que se efectúan en el lugar.

El problema central que sufre el Centro Cardiovascular Mercedes es que los precios de sus insumos, materiales y equipamiento están atados al dólar y desde la obra social PAMI no actualizan esos costos desde hace 9 meses. Es decir, una operación de corazón, en diciembre de 2017, costaba 8 mil dólares (el valor de la moneda extranjera rondaba los 19 pesos) lo que significaba 150 mil pesos. Hoy, con un dólar a casi 40 pesos, la misma cirugía cuesta 300 mil pesos, pero desde PAMI siguen pagando 150 mil pesos. Esto significa una pérdida, por operación, de casi la mitad del costo total. “El problema aquí es financiero, nuestra angustia es no poder prestar un servicio porque los encargados de resolverlo no lo hacen” remarcó el Dr. Juan Bastino.

Desde el Centro Cardiovascular informaron que se dirigieron al PAMI de la ciudad de Mercedes, Luján y a la central. En virtud de ello, el DR. Juan Bastino manifestó “El 90 % de las operaciones que realizamos son a través del PAMI” y señaló “Hace un mes que desde el PAMI no nos atienden y no nos dan una solución”.

“Cómo podemos nosotros prestar un servicio si no tenemos plata, este cierre es por un problema de dinero, no es que no paguen, sino que desde PAMI se está pagando el 50 por ciento de lo que corresponde” y señaló “una cirugía cuesta 8 mil dólares y PAMI en septiembre de este año sólo nos paga 3.500 dólares, por este motivo no podemos comprar los insumos que conlleva una cirugía cardiaca, por eso pensamos en el cierre”.

Asimismo, el Dr. Bastino explicó “todo lo referente en cuanto a insumos, medicamentos y elementos para una operación se pagan en dólares. Si llega un paciente ahora no lo puedo operar porque estamos 150 mil pesos abajo. La pérdida de dinero es tan grande que no podemos mantener el lugar abierto”.

En ese sentido, resaltó “en esta especialidad los costos son en dólares, es una mentira que se haga en pesos, todo lo que se utiliza en una operación de corazón es descartable, todo se usa en un solo paciente. Más del 50 por ciento de una cirugía cardiaca es descartable”.

“Esperaremos hasta tener una contestación y de lo contrario cerraremos”

Durante la conferencia se señaló que René Favaloro pasó por una situación similar, a lo que el Dr. Bastino, respondió “yo por ahora no me voy a pegar un tiro porque no estoy deprimido, pero no sé si mañana no me deprimo, estamos pasando momentos muy complicados y la angustia es muy grande”.

Por otro lado, al Dr. Bastino le consultaron si en el lugar trabajaba el padre de la gobernadora María Eugenia Vidal y cuál era su situación “el padre de la Gobernadora, el Dr. Vidal trabaja aquí hace 25 años, yo le plantee el problema, estamos buscando alguna solución, pero hasta ahora desconocemos”.

“Yo quiero que el pueblo de Mercedes sepa qué pasó, no se va a cerrar porque nos queremos ir, sino, porque existen serios problemas económicos”

Somos tres socios, todos cirujanos de corazón y vascular periférico, estamos en Mercedes desde el año 1993, en ese año el PAMI nos llama para crear un servicio cardiovascular porque los pacientes, por cuestiones de tiempo no llegaban a Capital Federal. Existe una distancia de 100 kilómetros entre Mercedes y Capital, y el corazón no espera 100 kilómetros, espera 10 minutos o se muere”.

“El gobierno hace una obra social que se llama PAMI, esta obra social que involucra a millones de personas, hay que prestarle atención y el Gobierno no tiene los medios para prestarle atención. Tiene los medios económicos, pero no tiene los sanatorios” y especificó “los sanatorios son de primer nivel -diagnósticos y algunas internaciones-, segundo nivel -cirugía general e internación- y tercer nivel -es la alta especialidad, cardiovascular y neurocirugía- este lugar representa el tercer nivel”.

Asimismo, apuntó “por estos motivos vinimos a esta ciudad en el año 1993, a pedido del PAMI, yo no tenía porque venir acá, ya que tenía 7 centros quirúrgicos y realicé 12 mil cirugías de corazón”.

El Dr. Juan Bastino notablemente dolido por la situación desesperante que vive el Centro Cardiovascular expresó “da pena que esté ocurriendo esto y porqué la angustia es grande, porque el médico piensa en la salud, no piensa en el dinero, es humanitario por eso la angustia. Y cuando el dolor existe hay que curarlo” y ya entre lágrimas, el director añadió “este Centro ya está en terapia intensiva, está en sus último días”.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.