Insertados al mundo: ahora Macri decidió importar basura

El gobierno modificó un decreto que nació a raíz del arribo ilegal de residuos nucleares en 1992. Ese decreto, ahora modificado, sigue expresando la prohibición del “tránsito, la introducción y la importación definitiva o temporal al Territorio Nacional de todo tipo de residuo procedente de otros países”.

Pero, en la letra chica, especialistas ambientales advirtieron sobre un punto que –de forma agazapada- podría permitir la importación de basura y al mismo tiempo, perjudicar el trabajo de los recicladores urbanos.

El único artículo modificado por el presidente Macri y el jefe de gabinete, Marcos Peña, fue el dos, en donde ahora se especifica que se seguirá considerando como basura a todos aquellos residuos que “no se ajusten a las exigencias y al procedimiento de importación que dispongan la Secretaría de Gobierno de Ambiente”.

Pero, puntualmente, el nuevo DNU explica que se hará una excepción para aquellas “sustancia u objeto se utilice para finalidades específicas”, así para cuando “exista un mercado o una demanda para dicha sustancia u objeto”.

También, dentro del artículo N° 2, se permiten las “sustancias u objetos que satisfagan los requisitos técnicos para las finalidades específicas, y cumpla la legislación existente y las normas aplicables al producto”.

Para varios ambientalistas, esta modificación significa literalmente una ventana abierta para que el DNU pueda ser leído de otra forma. En pocas palabras, denunciaron una “trampa” legal para permitir la importación de basura.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.