Se desplomó la economía: con una caída del 6,7% tuvo su peor desempeño en la gestión de Cambiemos

Se trata de la caída más brusca desde 2009 cuando el país soportaba las consecuencias de la crisis internacional Lehman. En el mes de julio el motor fue la devaluación, la sequía, y la contracción de la industria y el comercio.

En junio de 2018, el estimador mensual de actividad económica (EMAE) cayó 6,7% respecto al mismo mes de 2017. El indicador desestacionalizado se contrajo 1,3% respecto a mayo de 2018, informó el Indec. A la sequía se le suma la devaluación, la caída de la industria y del comercio.
Si bien el factor más importante de la contracción fue la pérdida de cosechas por la peor sequía en 50 años, que derramó consecuencias al transporte, la producción de alimentos, y el comercio, también afectó a la construcción y al crédito hipotecario desde fines de abril, cuando se produjo una corrida cambiaria que depreció el peso en un 40 por ciento.

El estimador industrial se había hundido un 8,1% interanual en junio. Se trata de la peor caída durante el macrismo. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) uno de los sectores con menor rendimiento fue refinación del petróleo, que mostró una baja interanual de 19,9% en junio. Además, acumula una baja de 5,6% en el acumulado del año. Para julio, la contracción industrial fue del 7,5 por ciento. En tanto que el comercio, 8,4 por ciento.

Entre las causas del derrumbe del índice está el retroceso del crudo procesado debido a paradas de planta de empresas del sector durante el sexto mes del año y una menor actividad de la destilación primaria. Otros factores fueron la fuerte contracción de la actividad fabril, la gran devaluación del peso frente al dólar, la caída del consumo, efectos de la sequía, y huelga general de camioneros en Brasil, principal socio comercial de Argentina.

Deja una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.